Evangelio

El sufrir pasa, pero el haber sufrido no.

03Este mundo materialista en que vivimos nos ha llevado al rechazo del sufrimiento, siendo que es a través del sufrimiento como se salvan almas.
Si el Señor ha querido salvarnos por medio del sufrimiento, y nos ha dicho que para seguirle debemos ir por el camino de la cruz, entonces nos damos cuenta que es una gran tentación el huir de la cruz, del sufrimiento.
Quien no quiere sufrir, corre el riesgo de autoeliminarse del Cuerpo Místico de Cristo, la Iglesia.
Hay que saber que todo lo que un miembro de la humanidad hace de bueno o de malo, no queda indiferente, sino que repercute en bien o en mal de toda la sociedad. No en vano se dice que el pecado es la causa de todos los males y desgracias. Ahora bien, nunca se es mejor y más cristiano que cuando se sufre, culpable o inocente, porque el padecer es reparación por el pecado. Sigue leyendo

Anuncios

Guía de la Pasión de Cristo

pasion_de_cristo_-_the_passion_of_the_christ_-_tt0335345_-_2004_-_es_tHoy, Nuestro Señor ha resucitado. Sin embargo, me gustaría ofreceros este excelente texto con 100 preguntas y respuestas sobre la Pasión de Cristo y en concreto de la película del Director Mel Gibson.

Os invito a vivir La Pasión como nunca antes
La épica película La Pasión de Cristo, dirigida por Mel Gibson, ha sido aclamada como la más poderosa representación del sufrimiento y muerte de Jesús jamás presentada. La película ha cambiado vidas, movido corazones y suscitado preguntas. La Pasión de Cristo es más que una extraordinaria producción de Hollywood: es una llamada a reconsiderar la persona de Cristo.
La Pasión de Cristo. Una Guía. 100 preguntas y respuestas ha sido escrita para ayudar a comprender los múltiples elementos teológicos y artísticos de la película. Presenta un análisis fascinante, escena por escena, de esta experiencia inolvidable de la película. Al comprender mejor la película no sólo entramos en la mente del creador, sino que también vislumbramos la mente del Creador de todas las cosas. Sigue leyendo

¡Jesucristo ha Resucitado! Aparición de Jesús a los dos de Emaús.

emaus1024hh9Por un camino montano dos hombres, de mediana edad, van andando rápido. A sus espaldas, Jerusalén, cuyas alturas van desapareciendo cada vez más, detrás de las otras que, con continuas ondulaciones de cimas y valles, se subsiguen. Van hablando. El más anciano dice al otro (tendrá, como mucho, treinta y cinco años): -Créelo, ha sido mejor hacer esto. Yo tengo familia y tú también. El Templo no bromea. Está decidido realmente a poner fin a estas cosas. ¿Tendrá razón? ¿No la tendrá? Yo no lo sé. Sé que tienen la idea clara de acabar para siempre con todo esto. -Con este delito, Simón. Dale el nombre apropiado. Porque, al menos, delito es. Sigue leyendo

María levanta a Pedro

02-Simón Pedro, ven.
Nada.
-Pedro de Jesús y de María, ven.
Un áspero estallido de llanto. Pero no entra. María se alza. Deja el manto encima de la mesa y va a la puerta.
Pedro está acurrucado afuera. Como un perro sin amo. Llora con tanta fuerza, y todo encogido, que no oye el ruido de la puerta que se abre chirriando, ni el roce de las sandalias de María. Se da cuenta de que Ella está allí cuando María se inclina hasta tomarle una mano con que está apretando sus ojos y le obliga a levantarse. Entra en la habitación tirando de él, como si de un niño se tratara. Cierra la puerta con el agarrador y el cerrojo, y, encorvada por el dolor como él por la vergüenza, vuelve a su sitio. Sigue leyendo