Espíritu Santo

Cuando Él te llama

emmaus_crossUna corriente viene transformando con fuerza las almas de muchos hombres y mujeres, desde hace años. Fue en marzo del 2013, cuando caminé por primera vez que pude experimentar en primera persona, qué era aquello de los retiros de Emaús.

Se trataba del segundo retiro que se hacía en Cataluña (España) y era totalmente diferente a lo que había vivido anteriormente.

Hoy en día, cuando hablas con la gente de los retiros de Emaús, los hay que se muestran reacios y los hay que por el contrario, se muestran animados.

No se trata de un movimiento espiritual, no se trata de una congregación, no se trata tampoco de una secta, nada de eso…se trata de un multiplicador de nuestra fe.Se trata de gasolina para el alma, se trata de un encuentro espiritual sin precedentes (por lo que a mí respecta) individual e íntimo con el Amor de Dios, a través del Espíritu Santo.

Estamos rodeados de contaminación que nos distancia minuto a minuto del Señor y aunque sigamos nuestras prácticas o planes de vida personales con rigurosidad, no estamos exentos de sufrir ese enfriamiento o monotonía, fruto de una relación quizás estancada.

Sigue leyendo

Anuncios

Espíritu Santo, ¡a fuego y viento!

ESPÍRITU SANTOEl Espíritu Santo es viento, es fuego…es viento que levanta y arrolla todo a su paso. Es aire fresco que impacta en la cara y ¡nos despierta!. Su fuerza es sobrenatural. El viento no lo podemos tocar, no lo podemos abarcar, pero sí lo sentimos, lo notamos. Mueve objetos y los levanta, tiene una fuerza que a ojos humanos resulta imposible. El Espíritu Santo es viento, aire que limpia todo a su paso, arranca los árboles de sus raíces y arrastra enormes edificios. El Espíritu Santo nos sopla en nuestro interior y hacemos cosas que nunca nos imaginaríamos que estaríamos haciendo.

Es fuego, el Espíritu Santo es fuego que quema en nuestro interior, fuego que ilumina en las tinieblas y abrasa nuestra alma generando una energía imposible de contener. Cuando esa llama se enciende en nuestro interior, ilumina los más oscuros caminos de nuestra vida y los arrasa como el viento para reedificar sobre esas cenizas una nueva vida en Dios. Sigue leyendo

Espíritu Santo, defiendenos.

papa-francisco-palomaEspíritu Santo, Amor de los amores, dueño de mi corazón, te ruego que siempre estés conmigo y me descubras las astucias del Maligno, que busca por todos los medios apartarme de ti y del buen camino. El espíritu del Mal es muy inteligente y sólo tú, Espíritu Santo, puedes hacerme descubrir sus métodos homicidas. Es por eso que hoy quiero consagrarme a ti, Espíritu divino, para pertenecerte completamente y lograr así que el demonio no pueda dañarme en lo más mínimo. Contigo en mí, no tengo miedo al Maligno, porque tú eres el Abogado defensor y la Ayuda conveniente a mi alma.

Señor, ten compasión de mí, que a veces creo que actúo por mi cuenta y estoy siguiendo, sin saberlo, al espíritu del mal. Descúbreme las astucias de los demonios para que no caiga en sus trampas ni cometa pecado de consideración. Yo quiero ser santo, pero sin ti, Espíritu Santo, no llegaré muy lejos, pues la obra de mi santificación es tuya, y yo sólo debo dejarme guiar y conducir por ti. Sigue leyendo

Renovación de las promesas del bautismo (por Ghislain Roy, sacerdote)

bautismo_5¡Dios mío!, nos inclinamos ante ti. Aquí estoy, ante ti para renovar las promesas bautismales que hace años junto a mis padrinos, se derramaron sobre mí. Me comprometo a llevar a cabo todo lo que se prometió en mi nombre por los que respondieron por mí.

Renuncio a Satanás, enemigo de Dios y de la Iglesia Católica. Renuncio a todas sus obras, que son las acciones del pecado. Renuncio a todas las vanidades del diablo, con todas los atracciones del mundo, sus placeres peligrosos y crueles.

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del Cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor que nació  y sufrió. Creo en el Espíritu Santo, en la Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos, en el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y en la vida eterna. Sigue leyendo